ir a la portada de ELPajarito.es

La juez del caso ‘Novo Carthago’ de corrupción urbanística imputa a la hija del expresidente Valcárcel

La magistrada llama a declarar como investigada a Rosario Valcárcel y a su marido por los regalos y dádivas recibidas del promotor del polémico proyecto que salpica también al presidente del PP murciano
El expresidente murciano Ramón Luis Valcárcel junto a su hija Rosario durante su boda

El Juzgado de Instrucción de Murcia que investiga el caso Novo Carthago, de presunta corrupción urbanística sobre terrenos protegidos a orillas del Mar Menor, ha citado como investigados a Rosario Valcárcel Cruz, hija del expresidente de la Comunidad Autónoma y europarlamentario Ramón Luis Valcárcel, y a su marido, Fulgencio Perán Jiménez.

A través de una providencia, se cita en la misma condición a Juan Francisco Cruz Alfaro, hermano de la esposa del expresidente autonómico Valcárcel, y a sus socios en una empresa inmobiliaria Juan Sánchez Carrillo y José Alberto Meroño García.

Estas diligencias se llevan a cabo para determinar si el presidente de Hansa Urbana -promotora de Novo Carthago-, Rafael Galea, entregó regalos de boda a la hija y al yerno del expresidente del gobierno murciano.

Las investigaciones en marcha tratarán de determinar si esos regalos fueron entregados con intención de favorecer la ejecución del proyecto urbanístico, que fue planificado sobre terrenos protegidos y que, por tanto, no eran urbanizables.

La providencia añade que estos nuevos cinco investigados deberán prestar declaración los días 29 de junio y 11 de julio próximos.

Los familiares de Valcárcel ya habían sido señalados por el magistrado del TSJ que comenzó la instrucción del caso Novo Carthago, Manuel Abadía, en un auto publicado el 27 de febrero de 2015. En el citado auto, Abadía había señalado que la hija de Valcárcel había recibido "dádivas y regalos" del promotor inmobiliario Rafael Galea, que estaba detrás de proyecto urbanístico de Novo Carthago. Entre estas dádivas, situaba el regalo de bodas a Rosario Valcárcel Cruz y su esposo, Fulgencio Perán, "una cantidad económica fuera de todo uso social o convención en materia de regalos de boda". También el hecho de que la ahora investigada fuera contratada por un despacho de abogados en Sevilla, algo que según el juez había facilitado la empresa de Galea.

Pero lo que más llamó la atención del instructor fue una serie de ingresos encontrados en la cuenta bancaria abierta por la pareja para la boda, entre ellas "30 operaciones llevadas a cabo por importe de 1.000 euros cada una de ellas, que se realizan el día 27 de septiembre de 2007 entre las 8.29 y las 8.34 horas, antes de que la oficina abriera al público, y todas llevadas a cabo por Fulgencio Perán", yerno del expresidente. Abadía sospechaba que la pareja fraccionó ingresos en efectivo "para burlar la normativa de blanqueo de capitales".

Por otra parte, en otra resolución del mismo Juzgado, en la que se desestimaba un recurso de Galea, se indicaba, en cuanto a Valcárcel, que este órgano no era competente para investigarle, ya que, al ser aforado, la competencia correspondía al Tribunal Supremo.

No obstante, añadía que el expresidente regional sí podía acudir a declarar de forma voluntaria si lo creía oportuno.

Añadir nuevo comentario