ir a la portada de ELPajarito.es

Dos años perdidos

Juan A. Gallego Capel

Dos años han transcurrido desde las últimas elecciones autonómicas y la Región de Murcia sigue en la misma casilla de salida. Siempre en esa misma posición de partir para nunca salir. Nada hemos avanzado en la solución de los problemas, pero el Gobierno regional y quienes lo sustentan están ahí.

Hubiese sido el momento de poner las bases de un nuevo modelo que dejase atrás, en el pasado, esa visión estática, inmovilista, aletargada, que ha terminado por definirnos. Pero no, nuestros responsables institucionales han preferido seguir ahondado en esa fosa de quietud mortecina distanciándose, cuando no actuando de freno, de aquellas fuerzas que optan por construir una nueva e ilusionante región.

“Dos décadas de asfixia democrática con las mayorías aplastantes del PP son capaces de acallar muchas voces, pero estamos en un tiempo nuevo y otras experiencias nos marcan el camino”

De tal suerte han elegido seguir por la misma línea: piche, cemento y planes de empleo. Parece ser que no son conscientes de que tal modelo viene fracasando desde el principio de los años 90. De poco sirvieron muchas obras sin sentido, otras sin acabar y pocas realmente necesarias.

El problema no reside tanto en el sistema de financiación, que también, sino en la gestión que se hace de los recursos que tenemos. No podemos seguir articulando todo en torno a la improvisación, es imprescindible concebir un modelo de región para el futuro, construyendo las bases en el presente. Debemos apostar por unos pilares sólidos y desde mi perspectiva solo se puede hacer introduciendo una nueva forma de hacer política, y de concebir y gestionar los recursos públicos, sin convertir a la sociedad murciana en sujeta activa, más allá del voto cada cuatro años. Poco avanzamos, debemos superar esa dependencia trágica de un visionario, por muchas elecciones o mayorías que gane.

Apostar por un nuevo modelo es darles voz, representatividad y capacidad de decisión a los diferentes agentes sociales. No solo es escucharlos, es hacerlos corresponsables del modelo de región que necesitamos, construyéndola de manera compartida.

Soy consciente de la dificultad: dos décadas de asfixia democrática con las mayorías aplastantes del Partido Popular son capaces de acallar muchas voces. Pero también asumimos que estamos en un tiempo nuevo y experiencias surgidas nos marcan el camino.

Llevamos dos años y desde la izquierda se ha demostrado que sí se puede hacer política de manera diferente, centrados en el día a día de los ciudadanos sin perder la perspectiva de los asuntos globales que nos atañen. Desde el trabajo, el rigor y la seriedad. Porque construir exige cimientos consistentes desde el debate profundo y el consenso, y no desde el desgobierno.

Han pasado dos años de legislatura y también de marasmo, de dejadez. A pesar de los obstáculos, de la opacidad, de la dificultad y en algunos casos de la incomprensión, creo firmemente que es hora de transformar esta realidad desde el socialismo. No vamos a rendir pleitesía; queremos ilusión y trabajo para aupar a la Región de Murcia al lugar que se merece.

 

Comentarios

Enviado por Que les quiten ... el

A los gobiernos PAS y Miras les viene grande la herencia del Valcarcelato, ellos sabrán la causa mejor que nadie porque están dentro, o mejor dicho, debajo, debajo de la pirámide jerárquica de su partido que va de arriba a abajo según apellidos, patrimonios declarados y ocultos, y agenda de clientes o compadres. Ha sido demasiado tiempo administrando Murcia y ahora no hay nadie a quien culpar de no haber creado en tantos años algo estructural sólido donde apoyarse, salvo a ellos mismos, como hacen ahora Garre y Vivo, que es como de chiste añejo o café teatro.

Añadir nuevo comentario